Ella cambió sus alas por un corazón

Él era un muchacho que cargaba en su alma una mochila de cosas para dar, cada día salía al mundo a vivir su día a día, esperaba en una esquina a que algo pasase en su vida. Él se sentía solo, llenaba su existencia con cosas pero su vacío seguía sin llenarse.

Una tarde pasó frente a él un ángel vestido de mujer y observó en sus ojos lo que varios días veía al pasar, le miró a los ojos, le saludó buscando la respuesta a esa incertidumbre. Ella parecía dura, fuerte con mucho carácter y le sonrió, sin saber que no era así que ella era su ángel.

Cuando cruzaron sus primeras palabras, él le hizo reír, ¡ella se sintió tan bien! Y quiso saber qué era reír tanto. Él le miraba y le transmitía algo que ella no podía rechazar. Ella quiso conocer todos los sentimientos, quería sentir amor, quería saber qué se sentía al ser mimada, que la protejan, ella quería sentir todo eso. Pero no sabía cómo actuar ante tantos sentimientos que él cargaba en su mochila.

Y empezaron a disfrutar de cada palabra, de cada risa, ella reía sin parar a su lado y cuando no estaba, reía al recordar los motivos de esas risas hasta reír sola. La gente al pasar los veía juntos y reían al verlos reír así. Compartían sus días de cosas nuevas y se fueron uniendo cada vez más.

Él no se había sentido jamás así, conoció sentimientos nuevos y llenaba sus días, ese vacío ya no estaba en él. Hasta que no pudieron escapar del sentimiento del amor, se enamoraron sin darse cuenta, sin querer y sin saber hacia dónde iban. Pero se unieron tanto que ella podía sentir cada cosa de él, ya era parte de él y él de ella. Su parte fuerte en apariencias fue desapareciendo y ella se hizo vulnerable al dolor humano. Dejó de ser celestial para ir convirtiéndose en carnal pero no sabía que se hacía más débil. Y lo amó más que a ella misma.

Un día el cielo le dijo que si lo seguía amando así se volvería solo humana y ya nada volvería atrás, le mostró lo que pasaría si ella aceptaba eso, y ella lo eligió sobre ella, sobre todo. Otra vez miró al cielo y se preguntó para sí ¿por qué decidía eso, por qué no podía retroceder? Y se respondió que ella era él, él se hizo en ella su gran parte, más que su corazón.

Y pensó y conoció el miedo, y se asustó y quiso escapar, pero ya era tarde. Él era su piel, su pulmón, sus latidos. Él vivía en ella. Cuando se dio cuenta y quiso escapar, no se dio cuenta de que le lastimaba pero ella sentía ese dolor y decidió desistir de intentarlo y decidió acariciarle a cada instante aunque no le tocase.

Él la necesitaba a cada segundo, en cada cosa de su día a día y se asustó de no poder respirar sin ella, de saber que si ella no estaba su vacío volvía a aparecer. También por miedo, quiso huir y trató de lastimarla sin darse cuenta de que él también se lastimaba. Ellos eran uno. Hasta en la distancia y cerca aún más.

Ella dejó sus alas por un corazón y nada volvió a ser lo que era.
Ella no tiene tierra ni lugar pero tiene el corazón de ese muchacho de ojos tristes y ella le dejó sus alas y el corazón que adquirió con él, el corazón que él formó. Ella espera cada día juntarlos para darle en la tierra sus minutos, lo que queda de ella. Ella lo abraza en su piel, lo acaricia donde esté. Lo ama más allá de la vida, más allá del amor.FB_IMG_1541274116942

Anuncios

El Presente

No existe día mas hermoso que el día de hoy
la suma de muchos ayeres forman mi pasado,
mi pasado se compone de recuerdos alegres y tristes
algunos están fotografiados y ahora son cartulinas
donde me veo pequeña, donde mi ciudad parece otra.

El día de ayer pudo haber sido un día hermoso…
pero no pude avanzar mirando constantemente hacia atrás
corro el riesgo de no ver los rostros de los que marchan a mi lado
acaso el día de mañana amanezca aún más hermoso…
pero no puedo avanzar mirando sólo el horizonte,
corro el riesgo de no ver el paisaje que se abre a mi alrededor.

Por eso, yo prefiero el día de hoy, me gusta pisarlo,
con fuerza, gozar su Sol o estremecerme con su frío,
sentir como cada instante me dice presente
sé que es muy breve, que pronto pasará,
que no voy a poder modificarlo luego, ni pasarlo en limpio.

Como tampoco puedo planificar demasiado el día de mañana:
es un lugar que todavía no existe.

Ayer, fui.

Mañana, seré.

Hoy, soy.

Por eso, hoy te digo que te quiero… hoy te escucho…

Hoy te ofrezco disculpas por mis errores…
Hoy te ayudo… hoy comparto lo que tengo…
Hoy me separo de ti sin guardarme ninguna palabra para mañana.
Porque hoy respiro, transpiro, veo, pienso, oigo,
sufro, huelo, lloro, trabajo, toco, río, amo…
Hoy, hoy estoy vivo, como tú.IMG_20180904_180631-1-1

Descubrir

Ayer me puse a reflexionar todas las cosas que me sucedían, Descubrí que en cada una de ellas hay un mundo distinto al que vivimos diario:

Descubrí que el mundo es gris y que el color lo pintan tu y tus ganas de seguir viviendo.

Descubrí que el Sol puede alumbrar mis noches de soledad.

Descubrí que no todo en esta vida es fácil si se quiere en realidad se tiene que sufrir.

Descubrí que todas las personas buscan en la vida algo grande que hacer sin darse cuenta que la vida se compone de esas cosas pequeñas que te suceden diario.

Descubrí que no podemos cambiar al mundo pero que si podemos hacer algo para mejorarlo.

Descubrí que los sueños se pueden alcanzar siempre y cuando tengas fe y creas en ellos.

Descubrí que el verdadero amor está en los corazones de quienes aman la libertad,viven la libertad y dan la libertad.

Descubrí que estoy creciendo y que soy dueño de mi propio destino.

Descubrí que no soy mejor que nadie,pero que nadie es mejor que yo.

Descubrí que el mejor momento de mi vida es ahora y que lo estoy utilizando para poder decir lo que siento.

Descubrí que un amigo es aquel que cuando llega donde estás te hace sentir bien aunque sea con la pura presencia.

Descubrí que no estoy solo que siempre tendré un amigo a quien pueda decirle lo que me suceda y se que siempre estará ahí para escucharme y decirme: sigue adelante.

Descubrí que en todas las canciones el autor pone un pedazo de su corazón.

Descubrí que en cada palabra que escribo o pienso dejó un instante mi vida.

Descubrí que al caminar mis pasos son cada vez mas largos y eso me dice que voy llegando lejos.

Descubrí que un pedazo de mi vida la consumí en algo útil: escribiendo esto para que ustedes puedan leerlos.

Descubro y seguiré descubriendo a lo largo de este sendero que es la vida.

Colaboración de Hobani Martínez Díaz
MéxicoIMG_20180813_142759

 

Sabrás que te quiero.

Sabrás que te quiero,
en el silencio de este amor calmado…
en la agonía de la espera eterna…
cuando notes que estuve siempre a tu lado…
Sabrás que te quiero…
Por mis mil “te quiero” tan callados…
por los días de silencio, en que con mi pensamiento
te envié mil veces dichas… te amo…
Sabrás que te quiero…
cuando te hable con tanta ternura…
cuando de mis labios recibas
solo bendiciones…
Sabrás que te quiero…
cuando estoy nerviosa y no se que mas decirte…
cuando mi voz calla
y mis adentros te gritan que te amo…
Sabrás que te quiero…
cuando pase el tiempo
y notes que me he marchado de tu vida…
en la forma mas callada y menos prevista…
cuando sin decir adiós
me aparte de ti con una tímida sonrisa…
Sabrás que te quiero…
Cada vez que leas mis poemas…
cuando veas que sigues siendo mi alegría
y mi más honda pena…
Sabrás que te quiero…
cuando en tu mas placido sueño…
yo llegue hasta ti
y en un leve eco te vuelva a decir te quiero…FB_IMG_1497629123861

La que se honra con tu mirada soy yo.

A propósito la que se honra con tu mirada soy yo, cropped-img_20180721_093037.jpg
Yo,
La que de reojo te ve pasar y sonríe,
sabiendo que compartes el mismo ánimo por un abrazo.

La que vive en la sencillez de saber
que no te incomodan mis insistentes besos.

La que sueña despierta,
presumiendo que mi mano entre las tuyas
es un compromiso que va más allá
de los cuerpos y de la distancia.

La que pretende guardar silencio
de lo que sinceramente siente.

La que siente que su vida se detiene
como un reloj y que sus ojos se cierran
para únicamente, volver a abrirse ante tu presencia.

La que respira tus pensamientos
y llena sus pulmones con el aliento
que despreocupado dejas en el camino
para sobrevivir la eternidad de tu ausencia.

La que siente la tristeza de tenerte cerca
y poder completar el deseo recurrente de tocarte,
llegar a tu alma y encontrar nido en el.

La que está dispuesta a todo por ti…

 

Al hombre de mi vida.

He buscado a un hombre que se atreva a ser débil cuando necesite detenerse, a recobrar fuerzas para la lucha diaria…
Un hombre que no piense que al amarlo lo derroto… o al amarlo lo aniquilo…
Un hombre a quien puedo expresarle lo que siento, que jamás corte el puente de comunicaciones, que sea capaz de decirme todo lo que piensa incluso ¡Que no me ama!
Un hombre que conozca mis errores y defectos y me ayude a corregirlos, así como mi fortaleza y debilidad, pero que jamás se aproveche de ellos, que tenga siempre los brazos extendidos para que yo me refugie en ellos, cuando me sienta insegura.. indefensa…
Un hombre, para quien cada día, le sea un regalo estar a mi lado, aún con todas las imperfecciones que tiene vivir.

Algún día me dije… que cuando lo encontrara lo amaría intensamente… y ahora me pregunto…

Acaso ese hombre …

Eres tú?IMG_20180714_160057

Siempre viene algo mejor.

Hay una frase que dice “después de la tempestad viene la calma” y me refiero justo a esta frase, porque sé que muchos de nosotros estamos pasando por momentos difíciles y sentimos que jamás va a volver la felicidad. Pero no olvidemos que estar vivos es una virtud, que todo lo que está pasando es por una razón que después vamos a agradecer y que lo más importante es seguir luchando aun cuando creemos no poder, debemos sacar fuerza de nuestro ser.

Ahora estamos vivos y podemos disfrutar de los buenos y malos momentos y debemos agradecer por ello. Es importante seguir luchando y ser positivos, luchar pensando en que todos nuestros sacrificios van a ser recompensados. Es importante saber que si eres fuerte, podrás contar tus acontecimientos y si eres débil y negativo, te la pasarás sufriendo lo que te impone el destino.

No olvides que si te la pasas llorando, no podrás ver el hermoso futuro que te tiene la vida, no podrás ser feliz de pequeñas cosas, como el canto de los pájaros, las flores coloridas, la sonrisa de un bebé o la mirada de un perro. No olvides que la forma más fácil de sacar una sonrisa es sonriendo.

Siempre viene algo mejor para nosotros.

¡Sigue adelante!IMG_20180519_165139

Colaboración de Carolina
México