Cerrando Círculos ( Paulo Coelho)

Cerrando Círculos ( Paulo Coelho)

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los por qué, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente…

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú… Suelta el resentimiento. El prender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentamente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando “puertas abiertas” por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones? , ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.
Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Por eso cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!

Anuncios
Poemas para conquistar tu corazon!

Poemas para conquistar tu corazon!

  • Sabes a silencio y a sueños,
    con melodías de ternura
    y tacto de deseo,
    sabes a mi mundo,
    a todo lo que anhelo,
    sabes a amor, a mi amor .
  • Tiéntame, acaríciame
    lléname cada instante de ti,
    haz que cada noche sea un sueño
    y cada despertar una sonrisa,
    lléname de ti
    y llévame a tu amor.
  • Ahora puedo oírte,
    puedo sentir tu silencio,
    puedo recorrer tus besos
    y soñar tus labios,
    puedo hasta escuchar tu melodía,
    aún cuando estés lejos
    y seas todo nostalgia.
EL PROPÓSITO DE UN PERRO, POR UN NIÑO DE 6 AÑOS

EL PROPÓSITO DE UN PERRO, POR UN NIÑO DE 6 AÑOS

 

Hermosa Historia:
Siendo yo médico veterinario, fui llamado para examinar a un Sabueso Irlandes de 10 años de edad llamado Belker. Los dueños del perro, Ron, su esposa Lisa y su pequeño Shane, estaban muy apegados a Belker, y esperaban un milagro.

Examiné a Belker y descubrí que se estaba muriendo de cáncer. Dije a su familia que no podíamos hacer más nada por Belker y me ofrecí para llevar cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.

Hicimos los arreglos necesarios, Ron y Lisa dijeron que sería buena idea que el niño de 6 años observara el suceso. Ellos sintieron que Shane podría aprender algo de esa dolorosa experiencia.

Al día siguiente, sentí la familiar sensación en mi garganta cuando Belker fue rodeado por la familia. Shane se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez, y yo me preguntaba si él comprendía lo que estaba pasando. En unos cuantos minutos Belker se quedó dormido pacíficamente para ya no despertar.

El pequeño niño pareció aceptar la transición de Belker sin ninguna dificultad o confusión. Nos sentamos todos por un momento preguntándonos el porqué del lamentable hecho de que la vida de las mascotas sea más corta que la de los humanos.

Shane, que había estado escuchando atentamente, dijo: ”Yo sé porqué. ”

Sorprendidos, todos volteamos a mirarlo. Lo que dijo a continuación fue lo más maravilloso que había escuchado en mi vida, no me esperaba una explicación más reconfortante que ésta.

En ese momento, cambió mi forma de ver la vida.

Dijo: ”La gente viene al mundo para aprender cómo vivir una buena vida, cómo amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, ¿Verdad? ” El niño de 6 años continuó:

”Bueno, como los perros ya saben como hacer todo eso , no tienen que quedarse tanto tiempo como nosotros. ”

POR ESO, QUERIDOS AMIGOS:

– Viví sencillamente.

– Ama generosamente.

– Quiere profundamente.

– Habla amablemente.

Recuerda, si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:

– Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.

– Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.

– Deja que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea un éxtasis.

– Dormí la siesta.

– Estírate antes de levantarte.

– Corre, salta y juga todos los días.

– Mejora tu atención y deja que la gente te toque y acaricie.

– Evita morder, un simple gruñido sería suficiente.

– En días de sol, acóstate de espaldas en el pasto.

– Cuando haga mucho calor, tomá mucha agua y recostate a la sombra de un árbol.

– Cuando estés feliz, baila y mové todo tu cuerpo.

– Deléitate en la alegría simple de una larga caminata.

– Sé leal.

– Nunca pretendas ser algo que no eres.

– Si lo que querés está enterrado, escarba hasta que lo encuentres.

Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazles sentir que estas ahí.. ¡DISFRUTA CADA MOMENTO DE CADA DÍA!

Yo conozco a la mujer que te ama.

Yo conozco a la mujer que te ama.

Yo conozco a la mujer que te ama, en realidad es mi mejor amiga, es voluble, lo sé y a veces me cuesta tanto trabajo entenderla, pero es tierna y cariñosa y cuando escucha tu nombre, sus ojos brillan y su corazón se abre.

Te voy a decir algo… Tómalo como un secreto, ella me pidió que no te lo dijera, pero creo que es muy importante que tu lo sepas…

Te extraña y a pesar de negar que te ama, conmigo ella no puede disimular.

Cuando escucha tu nombre te añora, cuando teme encontrarte se inquieta, guarda tu foto y la ve cuando quiere, recuerda tu teléfono y le duele no poder llamarte, platica con tus amigos, aún sabiendo que ellos no la pueden ver igual.

Créeme, le ha sido muy difícil vivir sin ti.

A veces, en medio de una frase corrida, cierra sus ojos y no puede continuar. En esos momentos yo adivino que tú haz llegado a su mente, y a ella le duele recordar.

Al principio ella hablaba mucho de ti, no creía que te había perdido y su tono de voz al hablar sonaba algo… Divertido.

Pero el tiempo cambió y ella ya no te nombra, yo sabía que no era porque no quisiera, simplemente comprendía que ya no te tenía, y el nombrarte le hacía daño.

A veces llora y dice que se siente mal, pero yo conozco mejor que nadie esas lágrimas y se que tú eres quien las provoca.

Otras veces cuando duerme, pide a Dios que te cuide, aunque en realidad preferiría hacerlo ella misma.

Le es difícil aún cuando presume. Te es fiel porque tú no sales de su mente. No, nunca me lo ha dicho, nunca hemos hablado de ti, y no hace falta, la comprendo porque el silencio irrumpe su alegría y porque la presencia de otro hombre le es indiferente, ella daría todo porque tú volvieras, yo lo sé y dudo que lo creas.

No te quiere llamar, no se quiere llamar, no se quiere arriesgar porque si tú te negaras algo en ella moriría.

Si la vez con otros hombres, recuerda que sólo en ti piensa y que reconoce de inmediato (soy yo) tu voz.

Tenía que decírtelo, tenías que saberlo, y si te sorprende saberlo y quieres saber su nombre, conoces el mío y con eso basta…